LA UD TABURIENTE SE ‘BRONCEA’ DE FORMA HISTÓRICA BAJO EL SOL MADRILEÑO

24/03/2019   16:27  | 

La UD Taburiente llegó el viernes a su primera semifinal de la Copa de la Reina IBERDROLA con el objetivo de no volver a las Islas Canarias durante el fin de semana.

Y con una estrategia basada en una defensa férrea, han conseguido alzarse con la medalla de bronce del torneo. Después de derrotar en la primera jornada al SPV-Complutense y de aguantar casi hasta el final las acometidas del Club de Campo el sábado, se medían al Junior por el tercer y cuarto puesto con el handicap de jugar a las 9 de la mañana cuando su reloj biológico marca una hora menos.

Tanto a ellas como al equipo catalán el madrugón y el cansancio les pasó factura en el inicio. De hecho, varias de las jugadoras entrenadas por Joan Vidal, ni siquiera saltaron a la cancha a causa de las molestias arrastradas de los encuentros anteriores. Aun así, la escuadra de Sant Cugat fue muy superior tanto a nivel de posesión como de oportunidades, plantándose en varias ocasiones delante de la portería de Marina Helguera e incluso disponiendo de dos penalti córner que serían neutralizados por las de Eugenio Paulón.

Sin embargo, la disposición defensiva de las insulares impedía la fluidez atacante del conjunto proclamado local, que en ninguno de los cuatro cuartos fue capaz de generar peligro constante y se estrellaba una y otra vez contra la muralla táctica dispuesta por su oponente.

A ello se le unió un cansancio evidente ya hacia al final del tercer período, donde la Unión Deportiva Taburiente probó a desestabilizar el esquema rival con envíos largos que en ocasiones le acercaron al área de Clara Pérez. La juventud isleña se hizo patente en estas circunstancias, con un mano a mano de Patricia Déniz, escorada a la izquierda que se perdió lejos del objetivo del gol.

En estas circunstancias se llegaría al final del partido sin que ninguno de ambos equipos hubiera conseguido anotar, lo que abocaba la consecución de la medalla de bronce a los shoot outs. La teoría favorecía en principio a las catalanas, que ya habían alcanzado las semifinales merced a la buena actuación de su joven guardameta. Y de hecho, fueron las cancerberas quienes iniciaron la tanda con protagonismo, evitando goles en los primeros lanzamientos.

Pero serían las canarias quienes dispondrían, con 2-2 en el marcador, de la posibilidad de cerrar el partido, el torneo y la histórica medalla. Y asumiendo la responsabilidad su capitana Atteneri Ortiz se acercó al área y conectó un golpeo de revés que llevó a la explosión de júbilo a su equipo