LOS #REDSTICKS SE ABONAN A LA ÉPICA

08/03/2019   17:53  | 

La selección española absoluta masculina, ha vuelto a tirar de épica, para superar a Nueva Zelanda en los shoot del quinto encuentro correspondiente a la FIH Pro League, disputado esta mañana en Auckland (3-3/2-4).

Un encuentro, donde en el primer cuarto los #RedSticks salieron muy concentrados. Sabía que el rival era una selección muy física y que jugaba en su estadio. Pero sin tiempo casi para asentarse sobre el terreno de juego, Pau Quemada adelantaba a los de Fred Soyez (0-1, Minuto 1). Los locales respondían pronto con un penalti córner, el cual se marchaba desviado, en un anticipo de lo que vendría posteriormente. Mario Garin despejaría otra ofensiva con peligro que volvió a inquietar el área española.

Sin embargo, ya en el segundo cuarto, fue nuevamente Quemada el que volvería a poner a prueba a su rival con una disparo desde el penalti. La gran intervención del portero oceánico evitaba que subiría el segundo al marcador.

Sería con una jugada por la banda de derecha, cuando Jared Panchia empujaba su stick, tras un pase de la muerte, para devolver el empate (1-1, Minuto 22). Acto seguido, un penalti neozelandés interceptado por Garín, retornaba la incertidumbre sobre la meta de los hoy vestidos de rojo.

La reanudación devolvió una nueva oportunidad para los discípulos de Soyez. Xavi Lleonart aprovechaba una carambola para anotar. Tras la revisión del Video Empire, el segundo gol español sería anulado ya que el esférico había tocado el pie del delantero.

Pero fueron los Black Sticks quienes golpearían anotando un nuevo gol. Un flick desde la defensa recorría el cielo del campo para habilitar a Stephen Jennes, que se aprovechaba para darle la vuelta al tanteador (2-1, Minuto 34). Un jugada que tuvo continuidad en el tercero. La ofensiva de los anfitriones que tuvo su desenlace en el remate de Dylan Thomas, desde el corazón del área, para poner el encuentro muy cuesta arriba al cerrar el tercer acto (3-1, Minuto 38).

Fue con la entrada en el último y definitivo, cuando Fred Soyez sacaba la pizarra y daba nuevas instrucciones a los suyos. El seleccionador nacional hizo una apuesta en el campo que marcaría el desenlace del encuentro. En una decisión arriesgada, quitaba a su portero para aprovechar la diferencia numérica que ofrecía la amonestación de un jugador rival. Una tarjeta amarilla y la estrategia del portero-jugador, parecieron ahuyentar los fantasmas del pasado y atraer el espíritu épico mostrado ante Bélgica y los Países Bajos.

El cambio táctico tuvo su efecto. Joan Tarrés avisaba con un remate que despejada a duras penas el portero. Acto seguido comenzaría a gestarse la hazaña. Marc Miralles aprovechaba un despeje del guardameta rival tras un nuevo penalti, para conectar su stick y enviar la bola a las redes de los locales (3-2, Minuto 53).

Un tanto que desencadenó a unos visitantes, que casi sin tiempo para que los kiwis reaccionaran, supo aprovechar Pau Quemada, con la complicidad de la defensa y el guardameta, para de esta forma llevar el empate definitivo al marcador (3-3, Minuto 53).

Una igualada que condenaba a elegir ganador en la tanda de shoot outs. Una suerte donde España se imponía gracias a sus cuatro anotaciones y al doble fallo de Nueva Zelanda, en la definición fatídica.

De esta forma los #RedSticks suman seis puntos en la clasificación, una vez cerrada su gira oceánica. Será el próximo viernes en Valencia (11.00hs-Eurosport), cuando reciban a Alemania en el sexto encuentro de esta novedosa competición.